Autor: Josep Mañogil

LA DEPRESIÓN

Una depresión es una tristeza llevada a sus extremos, por lo que es algo mucho más complejo que estar triste.
Una persona deprimida suele tener una disminución de la energía, por lo que el hacer las cosas cotidianas le supone un gran esfuerzo.

La ansiedad psíquica y la agitación psicomotriz suele presentarse en personas depresivas con una excesiva preocupación suelen están inquietos, intranquilos y muy nerviosos constantemente, sus pensamientos son rápidos y se agolpan en su mente.

El sentimiento de culpa es muy frecuente en la persona deprimida, pues suelen asociar su estado a cosas o situaciones que hicieron mal en el pasado.

Los enfermos con depresión suelen tener ideas suicidas y miedo a llevarlas a cabo, mientras otros las pueden llevar a cabo. En realidad lo que desea la persona es que el profesional le ayude a quitarse esta idea de la cabeza.

Los trastornos de sueño, suelen acompañar a la persona depresiva que suele suceder en la última parte de la noche, por ejemplo: el paciente se despierta a las tres de la madrugada y ya no se puede volver a dormir.

Se produce una disminución del deseo sexual.

La acetilcolina, es el neurotransmisor responsable de la alteración del sueño en una persona depresiva.

Se podría definir a la depresión como un fallo de la respuesta muscular involuntaria ante los estímulos externos, es decir un fallo en el mecanismo del estrés.